Platón de Avena

Platón de Avena

La avena es una de las opciones más saludables para un desayuno. Entre sus muchos beneficios para la salud están: Es rica en fibra, proporciona minerales como el manganeso y el fósforo y es una buena fuente de proteína vegetal. Ayuda a reducir el colesterol, mejora la digestión, fortalece el sistema inmunológico y tiene una carga glucémica baja lo que la convierte en un gran ingrediente en una dieta de prevención y tratamiento de la diabetes ya que mejora la sensibilidad a la insulina y previene los picos de azúcar en la sangre.

La avena no tiene gluten naturalmente. Es importante elegir avena orgánica de grano integral o de acero cortado versus avena procesada o instantánea, ya que cuanto más procesada esté la avena, menor será su beneficio para la salud. Si sufres de sensibilidad al gluten o enfermedad celíaca, busca avena que esté certificada sin gluten y orgánica, ya que en muchos casos la avena se cultiva y se fabrica en las mismas instalaciones que los cereales que contienen gluten (trigo y centeno) y puede ser contaminada durante el proceso de producción y envasado. Otro factor importante en la elección de la avena es que sea pura y libre de azúcares y químicos añadidos, edulcorantes artificiales, saborizantes, conservantes, etc.

Hay muchas maneras en las que puedes preparar la avena, ya sea con agua hervida, o uno de mis favoritos es dejarla en remojo en la nevera durante la noche ya que este método mejora la absorción de nutrientes y su digestión. Un desayuno equilibrado puede ser una combinación de avena integral, una porción de fruta, una porción de nueces y semillas y leche o yogur orgánico (grass-fed) o opciones vegetarianas como leche de almendra, coco o leche de soja.

Esta receta es con la idea de que te sirva como guía para prepararte un tazón equilibrado, pero siéntete libre de probar diferentes ingredientes y combinaciones dependiendo de tus necesidades individuales y gusto, así como la estacionalidad de los ingredientes. ¡Buen provecho!

Tiempo total: 15min / Porciones: 1 porción

Ingredients

  • 1/2 taza de avena integral
  • 1/4 taza de leche de coco sin azúcar
  • 1/2 taza de agua
  • 1/2 cucharadita de extracto de vainilla
  • 1/2 cucharada de semillas de chía
  • 1/2 cucharada de semillas de lino
  • 1/2 cucharadita de canela
  • 1 cucharada de nueces picadas
  • 10 almendras
  • 1/2 taza de bayas (o cualquier otra fruta de temporada, pera, manzana, plátano, etc.)
  • 1/2 plátano (o cualquier otra fruta de temporada, pera, manzana, fresas, etc.)

Directions

  1. Coloca la avena y las semillas de chía en un recipiente, agrega la leche de coco y el agua y refrigera durante la noche.
  2. Por la mañana, añade la fruta, las semillas de lino, el extracto de vainilla, las almendras y las nueces. Espolvorea con la canela.

 

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*