Frijoles súper-poderosos

Frijoles súper-poderosos

Los frijoles son una fuente de alimentación superior y la fuente de hidratos de carbono más nutritiva. Ellos son un gran ingrediente en cualquier dieta, especialmente en dietas veganas y vegetarianas, ya que son una fuente extremadamente asequible y poderosa de proteínas.

Entre sus principales beneficios para la salud se encuentran: Son ricos en fibra, altos en antioxidantes, tienen numerosas vitaminas y minerales como folato, cobre, manganeso, tiamina, magnesio, fósforo y hierro. Los frijoles ayudan a proteger contra la inflamación, las enfermedades del corazón, el aumento de peso, la diabetes, algunos tipos de cáncer, y son un gran alimento para prevenir las deficiencias comunes de nutrientes.

Hay muchas variedades diferentes de frijoles, algunos de los más comunes son los frijoles negros, frijoles cannellini, frijoles pintos, frijoles adzuki y alubias. Puedes prepararlos de muchas maneras diferentes, esta receta es con la intención de ayudarle a preparar un buen lote de frijoles para que lo puedas almacenar en la nevera o en el congelador y disfrutar de ellos durante toda la semana, ya sea como un plato de acompañamiento en tus comidas o como el plato principal acompañado con algunas verduras y cereales integrales. No tengas miedo de probar diferentes maneras de comerlos, son tan deliciosos y nutritivos que no hay manera equivocada cuando se trata de comer frijoles. ¡Buen provecho!

Tiempo total: 3 horas / Servir: 5 tazas de frijoles cocidos

Ingredients

  • 2 tazas de frijoles (crudos, cualquier tipo de frijoles)
  • 8-10 tazas de agua
  • 1 diente de ajo
  • 1 cebolla, picada
  • 1⁄2 taza de cilantro, picado
  • 3 cucharaditas de sal del mar del Himalaya al gusto

Directions

  1. Añade los frijoles y 4 tazas de agua en una olla y deja en remojo durante la noche previa.
  2. Por la mañana, escurre los frijoles y enjuágalos con agua. Transfiere los frijoles a una olla, añade 4 tazas de agua, cebolla y ajo y lleva a ebullición a fuego medio-alto.
  3. Reduce a fuego lento y déjalos así entre 1 a 3 horas hasta que estén tiernos. El tiempo que se tardan en llegar a cocerse dependerá de la variedad de frijoles. Añade más agua según sea necesario para mantener los frijoles siempre bajo el agua. Revuelve de vez en cuando.
  4. Añade la sal cuando los frijoles estén tiernos. Continúa cocinando a fuego lento hasta que los frijoles estén tan tiernos como te gusten.
  5. Sírvelos calientes, agrega un poco cilantro por encima para agregar aroma y sabor.
  6. Enfría el resto de los frijoles y transfiérelos junto con su líquido de cocción a recipientes con tapa. Guárdalos en la nevera si planeas comerlos dentro de una semana o en el congelador si planeas comerlos en un plazo de hasta tres meses.

 

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*