Porqué las dietas fallan el 95% del tiempo y qué podemos hacer al respecto.

Porqué las dietas fallan el 95% del tiempo y qué podemos hacer al respecto.

Según recientes investigaciones, el 95% de las personas que siguen una dieta para bajar de peso recuperarán el peso que perdieron en el plazo de un año. Esta es una estadística impactante y estoy segura de que todos estamos de alguna manera familiarizados con este dato. ¿Cuántas personas conoces que hayan perdido peso siguiendo alguna “dieta-milagro” para luego recuperarlo unos meses más tarde? ¿O tal vez lo has experimentado tú misma? Todos hemos oído hablar de estas historias muchas veces y los sentimientos de frustración y desesperación que los acompañan. ¿Entonces, por qué esto sigue pasando una y otra vez? ¿Es una cuestión de falta de voluntad, disciplina o desinformación?

Existen tantas “dietas-milagro” que se ponen de moda constantemente, así como expertos y libros especializados en el tema que resulta difícil de entender por qué todavía existen tantas personas luchando por perder peso y mantenerlo a largo plazo. Existe un artículo muy interesante del Institute for the Psychology of Eating que arroja luz sobre este tema. Explica tres razones clave por las que las “dietas-milagro” simplemente no funcionan ya que van contra nuestra biología, nuestra psicología y nuestra necesidad innata de placer.

Biología

Las dietas-milagro hacen más lento nuestro metabolismo. Cuando comenzamos a hacer dieta para bajar de peso, nuestro cuerpo percibe la reducción calórica en la ingesta como una amenaza para su supervivencia, por lo que reacciona haciendo más lento nuestro metabolismo de manera intencional, reduciendo la velocidad a la que quema calorías. De esta manera sabotea nuestros esfuerzos por perder peso. Miles de años de evolución han enseñado a nuestra biología a conservar la grasa durante los períodos de hambruna. Nuestro cuerpo no reconoce si estamos haciendo dieta a propósito o si estamos pasando por un período de hambre como lo hicieron nuestros antepasados hace miles de años, así que cuando nuestro cuerpo percibe una reducción en las calorías que usualmente comemos, todo lo que hace es su función, esto es, ralentizar nuestro metabolismo y almacenar grasa para mantenernos vivos.

Psicología

Las dietas-milagro no generan resultados sostenibles en el tiempo. La mayoría de las dietas-milagro se centran sólo en factores externos como largas listas de “alimentos a comer y alimentos a evitar”, indicaciones sobre los tiempos de comer durante el día, las técnicas de cocina recomendadas, etc. Es importante considerar todos estos factores, sin embargo, esto no es suficiente para lograr resultados duraderos y sostenibles. Tenemos que enfocarnos también en factores internos como nuestro sistema de creencias, patrones y comportamiento que influyen en nuestras elecciones alimenticias en primer lugar. Comer los alimentos correctos es importante, pero también entender por qué los comemos, cómo los comemos y quiénes somos a la hora de comer.

Las dietas-milagro van contra nuestra necesidad innata de placer.

Comer no sólo proporciona a nuestro cuerpo los nutrientes que necesita para funcionar todo el día, también está fuertemente ligado a nuestro sentido del placer. Aromas, sabores y texturas en los alimentos pueden invocar poderosos recuerdos que nos llevan a otros momentos de nuestra vida. Es una experiencia importante que las dietas-milagro no toman en consideración. Las dietas-milagro tienen un elemento de privación, largas listas de “alimentos prohibidos” que requieren de nosotros fuerza de voluntad, disciplina y la capacidad de seguir reglas estrictas. Estas características eliminan el placer inherente de comer y hacen que nuestro cuerpo experimente una dieta- milagro como una experiencia estresante, y como en el punto 1 (Biología), el cuerpo reacciona al estrés ralentizando el metabolismo y la velocidad a la que quema calorías, almacenando grasa y por lo tanto saboteando nuestros esfuerzos por perder peso.

Saber por qué las dietas no funcionan es importante para entender por qué hay tantas personas en el mundo luchando con su peso a pesar de la creciente industria de las dieta-milagro de 33 billones de dólares. Hay un cambio en nuestra mentalidad que necesita ocurrir primero si queremos alcanzar nuestras metas de salud, ya sea si se trata de perder peso o prevenir y tratar enfermedades relacionadas con nuestros hábitos alimenticios.

Tenemos que renunciar a nuestra búsqueda de soluciones rápidas que las dietas-milagro nos ofrecen y adoptar cambios en el estilo de vida que sean sostenibles a largo plazo. Necesitamos dejar de escuchar las opiniones externas de libros, expertos y dietas-milagro y comenzar a reconectar con nuestro propio cuerpo y confiar en su sabiduría que nos dice a todo momento qué alimentos le sientan bien y qué alimentos le sientan mal. Tenemos que reconectar con esa necesidad innata de placer y estar dispuestos a explorar y aprender a alimentarnos sanamente. Finalmente, necesitamos crear una relación positiva con la comida y con nuestro propio cuerpo y apoyar nuestra propia biología y psicología para generar las condiciones ideales que nos permitan alcanzar nuestro peso ideal de manera natural, de forma sostenible y orgánica.

Todos podemos hacerlo. Es nuestro derecho de nacimiento. Si deseas iniciar este camino hacia una manera más saludable y sostenible de alimentarte y sientes que puedes necesitar apoyo, no dudes en contactarme! Estaré encantada de ayudarte.

Con todo mi amor,

 

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*