¿Quién serías sin tu historia?

¿Quién serías sin tu historia?

“¿Quién serías sin tu historia?” Es una poderosa cita de Byron Katie, una escritora y oradora estadounidense, que creó un método de auto- indagación conocido como “El Trabajo”. Esta cita resonó conmigo el segundo que leí sobre este método, ya que es muy simple, pero tiene el potencial de abrir tu mente y ayudarte a ver cualquier situación desafiante con ojos completamente diferentes. El método consiste en sólo cuatro preguntas que podemos aprender a hacernos cada vez que estamos teniendo un pensamiento o creencia que nos está causando dolor, por ejemplo, un pensamiento negativo como “No voy a conseguir el trabajo” o “Mi marido es muy Injusto conmigo”, estas cuatro preguntas nos ayudan a cuestionar lo que estamos pensando siguiendo este orden: 1) ¿Este pensamiento es cierto? 2) ¿Puedo estar absolutamente segura de que es cierto? 3) ¿Cómo reacciono, qué sucede, cuando creo este pensamiento? 4) ¿Quién sería yo sin este pensamiento?

Al responder a estas cuatro preguntas y dar algunos giros a las respuestas, empezamos a cuestionar la veracidad de los pensamientos y creencias que primero considerábamos absolutamente ciertos. Estos pensamientos y creencias son nuestras “historias”, en otras palabras: existe lo que sucede en la vida, y luego, existe la historia que nos contamos acerca de lo que sucede en la vida. Y aquí está la clave: no es lo que sucede en la vida, sino nuestras historias, pensamientos y creencias acerca de lo que sucede lo que nos hace sufrir. Por lo tanto, si queremos acabar con el sufrimiento, es importante aprender a cuestionar nuestras historias, pensamientos y creencias en primer lugar.

Todos tenemos numerosas historias, opiniones y pensamientos acerca de nuestros amigos, compañeros de trabajo, nuestro jefe, padres, pareja y lo más importante, sobre nosotros mismos. Juzgamos a la persona que no comparte nuestros mismos ideales religiosos o políticos, nos enojamos con el amigo que no nos comprende, nos molesta que nuestro jefe no aprecie nuestro trabajo duro, culpamos a nuestros padres por no darnos el amor y la atención que necesitábamos de niños, nos autocriticamos por no tener el cuerpo perfecto, y la lista continúa. Repasamos estas historias en nuestra cabeza una y otra vez y la mayoría de las veces nos vemos como la víctima: “¿Por qué me pasa todo?”. Y algunas de estas historias han estado con nosotros durante tantos años que han llegado a definir quiénes somos – o quienes pensamos que somos. Y rara vez nos hemos detenido a considerar el hecho de que todas estas historias ni siquiera con ciertas, son sólo eso, historias, nuestros pensamientos y creencias sobre lo que nos sucede en la vida.

Esta es probablemente mi fascinación con ”El Trabajo” de Byron Katie, es una herramienta increíble y muy simple que todos podemos usar para encontrar claridad y paz cuando nos enfrentamos a situaciones desafiantes. Es tan simple como empezar a cuestionar nuestros pensamientos y creencias desde el momento en que aparecen en nuestra cabeza. Por supuesto, es un proceso que dura toda la vida y que requiere un gran esfuerzo de nuestra parte, pero creo que vale la pena. Puedo decirles en mi propia experiencia que es una práctica diaria en la que he aprendido a detenerme el segundo que me cacho teniendo un pensamiento negativo que me está causando sufrimiento e inmediatamente empiezo a hacer las cuatro preguntas: ¿Es esto cierto? ¿Puedo estar segura de que es cierto? ¿Cómo me siento cuando creo en este pensamiento? ¿Quién sería yo sin este pensamiento?

Una vez que termino las cuatro preguntas y los giros a las respuestas, me doy cuenta de que el pensamiento que tenía no era cierto. Por lo tanto, me siento relajada y en paz. Puedo apreciar exactamente lo que es y dejar de esperar que las cosas sean diferentes. Empiezo a fluir con la vida. En las palabras de Byron Katie: “Descubro que cuando creo en mis pensamientos, sufro, pero cuando no los creo, no sufro, y esto es verdad para cada ser humano. La libertad es tan simple como eso. Encuentro que el sufrimiento es opcional.”

Por lo tanto, hoy te invito a que tengas curiosidad acerca de tus pensamientos y creencias. Especialmente los que te causan dolor. Aprende a cuestionarlos y darte cuenta de que la mayoría de las veces no son ciertos. Sé paciente contigo misma y ten compasión con tu proceso. Se trata de – lenta pero seguramente – empezar a abrirte a nuevas formas de pensar y experimentar la vida. Se trata de estar plenamente presente en cada momento de tu vida y de apreciar todo exactamente como es y no cómo crees que debería ser.

Si empiezas a practicar este método ¡déjame saber sobre tu proceso! Compárteme tu experiencia en los comentarios debajo respondiendo a estas preguntas: ¿Cuál es tu historia? ¿Quién serías sin ella?

Con todo mi amor,

 

 

 

 

PD. Si deseas más información sobre ”El Trabajo” de Byron Katie, todos los recursos están disponibles gratuitamente en su sitio web: www.thework.com

 

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*